Mientras Francia factura 5.200 millones con el enoturismo e Italia 3.000, España obtiene 67. Gracias a nuestros chefs, productos muy propios consiguieron colocarse entre las referencias mundiales ¿Por qué no hacerlo con el vino?